Iniciar sesión

o

Guía por la ciudad

Casa de la familia Galíndez

Cada vez que el Cura Brochero iba a visitar a su amiga Catalina, se hospedaba en la casa de don Benjamin Galindez y doña Joaquina Cabanillas, ubicada en la Avenida 24 de Septiembre esquina Pringles de Barrio General Paz.

El Padre Brochero en su estancia en esta vivienda, compartía la habitación con el hijo varón del matrimonio, Benjamin, quien lo describía de la siguiente manera: “Físicamente no descollaba por la armonía de sus facciones. La viruela había dejado profundas huellas en su rostro, que, si podía afearlo en el sentido rigurosamente estético, daban no obstante al conjunto de su cara, sello de bondad, que nadie podía dejar de sentirse atraído por su persona, por su simpatía irresistible. Su mirada era de una dulzura evocadora de su alma inmensamente buena.Una sonrisa perenne, reflejaba un espíritu libre de preocupaciones mundanas, porque para él, el mundo era verdaderamente un rebaño y todo mortal una oveja a la que había que cuidar con entrañable cariño…” (Intimidades del Señor Brochero: Los principios (Cordoba) 1940, p4)

El Santo Cura se dedicó, durante los últimos años de su vida, a realizar intervenciones en varios diarios, respondiendo de esta manera, a aquellos que atacaban el culto católico de las imágenes, pidiendo indulto para los presos sin proceso, y principalmente solicitando el Ferrocarril para comunicar Traslasierras con la capital cordobesa y establecer el correo en el Curato de San Alberto.

La casa de los Galindez fué el lugar desde el cual, el Padre Brochero podía redactar de mejor manera cada petitorio a las autoridades tanto nacionales como provinciales de turno.

Fotos

Audio Guía

El Santo Cura Brochero y su paso por Córdoba

Geolocalización

360°