Iniciar sesión

o

Guía por la ciudad

Ex-Cárcel San Martín

En los comienzos la cárcel de la ciudad funcionaba en el Cabildo hasta que en  el siglo XIX fue trasladada a un edificio ubicado en la calle Ancha próximo a la barranca donde se terminaba el ejido urbano (hoy Bv. San Juan). En 1887 se presenta un proyecto de ley para la construcción de una nueva penitenciaría debido a la falta de espacio y malas condiciones edilicias. Aprobada la ley se convoca para la realización de los planos al renombrado arquitecto italiano Tamburini. Su proyecto proponía un edificio para quinientos detenidos con una planta de forma radial, cuidando la simetría.

La obra se inició en 1889 y para 1895 ya había dos pabellones terminados. Luego de muchas demoras y complicaciones hacia 1905 se continuó con la construcción de tres nuevos pabellones, llegando así a una capacidad de alojar unos 800 presos. También se incluyeron sectores de talleres y enfermería.

La nueva ocupación del Cura Brochero como Canónico le permitió asistir espiritual y materialmente a los presos de la Carcel San Martin. Este era un nuevo edificio en plena construcción diseñado por el reconocido arquitecto Francisco Tamburini y en donde los reclusos se encontraban hacinados por la falta de espacio. El edificio no estaba ni próximo a terminarse y la capacidad del lugar era para 120 detenidos, aunque la cantidad de personas era mucho mayor.

Es por estos tiempos en el que el entonces Canónigo José Gabriel del Rosario Brochero se encuentra con los detenidos, y utiliza como es de saber, los ejercicios espirituales para aconsejar, consolar, perdonar y confortar.

Cuando el Cura Brochero fue incorporado a la Catedral y se radicó por un tiempo en Córdoba, en 1898, trató de asistir espiritual y materialmente a los presos. Para tal fin convocó a la Sociedad de Beneficencia, la Conferencia Vicentinas y miembros de la Tercera Orden Dominica para reunir ropa y frazadas, se encargó de recorrer cada comercio para que le regalen botones, telas, para luego mandar a confeccionar camisas y pantalones para los presos.

En la penitenciaría, se encarga de oficiar las misas, dar las pláticas y catecismo para la futura comunión de los presos. Cuando se celebraba el Año Santo, también considerado año de gracia y liberación, solicitó al Poder Ejecutivo de Córdoba, por medio de la Conferencia Vicentina, “la libertad de los procesados que habían cumplido las dos terceras partes de su condena”, solicitud que en muchas ocasiones lo llevó a enfrentarse con la justicia por el indulto pedido.

Por este motivo Brochero le escribe una carta a los presos donde les solicita tengan paciencia y esperanza para conseguir la libertad de muchos de ellos.

El Archivo Histórico Provincial, es testigo de la labor que tuvo el Santo Cura Brochero en la Ex Cárcel San Martín. En sus archivos se encuentra una misiva que redactó el preso Luis Broda al Dr. Nicolás Berrotarán donde le agradece al Canónigo Brochero y solicita se implementen los ejercicios espirituales por ley en todas las Cárceles de la Provincia de Córdoba para que “sean hombres de bien”. Esta carta fue firmada por más de 70 presos de la cárcel y constituye en un documento único y de gran valor.

Fotos

Audio Guía

El Santo Cura Brochero y su paso por Córdoba

Geolocalización