Iniciar sesión

o

Guía por la ciudad

Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Asunción

Su construcción total llevó unos 200 años, desde los inicios en 1580, hasta su consagración en 1784, intervinieron tanto trabajadores indígenas, como africanos, mestizos y criollos, bajo la dirección de distintos alarifes. Debido a la inexperiencia y escasez de materiales, la obra se vió interrumpida en varias ocasiones por problemas estructurales y en especial por trágicos derrumbes. El arquitecto jesuita Andrés Blanqui dejó no sólo el pórtico, sino también “el estilo jesuítico” en el trazado y en el uso de la piedra y la argamasa. El estilo arquitectónico de esta Catedral se puede definir como ecléctico, en la fachada se destacan: el pórtico perteneciente al renacimiento clásico, en las torres, se destacan elementos nativos. La impresionante cúpula, obra de fray Vicente Muñoz, es de un acento barroco, mientras que los torreones que la acompañan le dan un carácter románico español. Por encima del frontispicio se alza la escultura del “Cristo Redentor”, colocada en 1901. Finalmente, durante los primeros años del siglo XX, se iniciaron las obras de pintura y decoración por parte del reconocido catamarqueño Emilio Caraffa, junto a otros artistas destacados como Manuel Cardeñosa y Carlos Camilloni, entre otros, quienes cambiaron el interior otorgándole una majestuosidad espléndida.

Habían pasado casi 100 años de la consagración de la Iglesia como Catedral de la ciudad de Córdoba.

Para 1859, la iglesia ya se encontraba blanqueada, adornada e iluminada. Ese mismo año,el joven Brochero participa , por primera vez, en la ceremonia de toma de posesión del primer Obispo Presbítero Jose Vicente Ramirez de Arellano, tras la emancipación argentina.

El seminarista Brochero tenía en esta oportunidad una ubicación preferencial porque el Seminario ocupaba la parte baja del coro a uno y otro lado del altar mayor.

En 1866, es el mismo Obispo Jose Vicente Ramirez de Arellano quien le va a conferir el Subdiaconado, Diaconado y Presbiterado, en solemnes ceremonias celebradas en la Catedral y las que estaban acompañadas de los familiares, compañeros seminaristas y fieles.

Luego de un año y por pedido del mismo Obispo, es designado Capellán del Coro de la Catedral.

Es por estos tiempos cuando se desata la epidemia del cólera, y como tal, asistió a los enfermos brindándole el apoyo consolador de la fe y portando a los numerosos moribundos que se producían cada día.

En 1877, estando ya a cargo del Curato de San Alberto y luego de realizar un detallado diagnóstico de las realidades, no solo materiales sino también espirituales de sus feligreses, comenzó a idear los recursos para promover la calidad de vida de los mismos y llevar a cabo la construcción de la casa de ejercicios espirituales en Villa del Tránsito.

El Padre Brochero fue uno de los cuarenta y ocho sinodales diocesanos que participaron por un mes en el Sínodo, para reflexionar sobre la tarea pastoral, junto al Pbro.David Luque, co-fundador de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús; Fray José Leon Torres, fundador de Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús; Fray Capistrano Tissera, encargado de autorizar al Fray Reginaldo Toro para fundar la Congregación de las Hermanas Terciarias Dominicas de San José; y Padre José Bustamante, fundador de la Congregación de las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento y del Inmaculado Corazón de María.

Años después y reconociendo la labor pastoral del Cura Brochero, el Obispo Fray Mamerto Esquiu lo nombró Canónigo Honorario.

Veintinueve años transcurrieron desde el momento en que el Cura Brochero emprendió viaje hacia Traslasierras para hacerse cargo del Curato de San Alberto, y asumir esta nueva tarea.

Siendo Canónigo, debió adecuarse a un estilo de oratoria, que por décadas no había ejercitado. Pero el deseo de seguir sirviendo en Villa del Tránsito era más fuerte, los sucesivos párrocos de la villa serrana, no habían ganado el afecto de los fieles tal como lo hacía el Padre Brochero. Es por eso que el Obispo Reginaldo Toro apoyó el anhelo del cura de retornar a Traslasierra siendo designado nuevamente al frente del Curato de San Alberto, renunciando así a la canonjía en 1902.

Fotos

Audio Guía

El Santo Cura Brochero y su paso por Córdoba

Geolocalización

360°