Iniciar sesión

o

Guía por la ciudad

Residencia Jesuítica

Siendo estudiante, José Gabriel del Rosario Brochero, vivió el regreso de los primeros padres jesuitas, quienes carecían de un lugar físico para vivir ya que todo el solar que se les había otorgado en 1599, y luego de varios organismos, había pasado a manos del gobierno nacional. La parte posterior de la Iglesia de la Compañía de Jesús era usada como Casa de Ejercicios Ignacianos.

Es necesario tener en cuenta que tras la expulsión de los Padres Jesuitas, sus bienes fueron repartidos entre las distintas comunidades religiosas o laicos que requirieran a la Junta de Temporalidades, tal es así que la Iglesia Catedral de Córdoba actualmente cuenta con la puerta cancel en su ingreso principal y la Iglesia de Villa Tulumba, el Tabernáculo de Plata perteneciente a la Compañía de Jesús.

En tanto tuvieron la residencia, este reducido grupo de jesuitas comenzaron a dar ejercicios espirituales a las distintas comunidades religiosas dentro de la Capilla Doméstica, tal es así que asistían las monjas Dominicas, Carmelitas, Hermanas de la Caridad, Mercedarios, y cualquier otra persona interesada en realizar los mismos.

Fue tanto el interés de Brochero en seguir creciendo espiritualmente, que en una de sus clases de la universidad escuchó a través de sus profesores, la obra realizada por esta Orden y comenzó a conocer la metodología de los Ejercicios Espirituales,  que lo llevó junto a otros estudiantes del Seminario de Loreto, a participar de una tanda de ejercicios con una duración de una semana propuesto por los jesuitas y al que le sacó provecho comprendiendo así la eficacia de los mismos para buscar la perfección propia y del prójimo.

Siendo sacerdote, Brochero va a seguir concurriendo a la Residencia de los jesuitas para hacer ejercicios espirituales. Se dirigía a la Capilla Doméstica, realizaba un día de reflexión o también aprovechaba para hablar con su consejero, el Padre José Bustamante, que cumplía en ese entonces, la función de Superior de la Residencia.

Es aquí donde Brochero conoce el método ignaciano que lo va a incentivar a acercar a esos hombres y mujeres alejados de Dios.

Fotos

Audio Guía

El Santo Cura Brochero y su paso por Córdoba

Geolocalización

360°