Iniciar sesión

o

Guía por la ciudad

Seminario conciliar Nuestra Señora de Loreto

En 1597 el obispo Trejo decretó la creación de un Seminario Conciliar, el primero en Argentina. En 1699, el obispo Mercadillo trasladó la sede de la diócesis del Tucumán a Córdoba, y con ella el Seminario. Por entonces, los seminaristas realizaban sus estudios preparatorios en el mismo seminario, y luego cursaban Filosofía, Derecho y Teología en la Universidad Jesuítica. En estos años el Seminario de Loreto funcionaba como un colegio mayor de la Universidad. La misma era frecuentada por dos grupos de alumnos: el primero, constituido por quienes aspiraban al Doctorado en Teología y, en general, al sacerdocio; el segundo, integrado por aquéllos que elegían la formación moral, intelectual y religiosa impartida por la Universidad.

La segunda mitad del siglo XIX fue testigo de crecientes tensiones entre el Seminario y la Universidad. Debido a su dañada estructura, a fines del siglo XIX se decide trasladar a los seminaristas a una nueva sede en Barrio Nueva Córdoba. La antigua propiedad detrás de la Catedral se subdividió para rentar el lugar como oficinas y locales comerciales.

Yo bien comprendo que la carrera eclesiástica se toma, para trabajar en bien del prójimo hasta lo último de la vida”.

Hacía apenas tres años que se había reinstalado la institución, encontrándose por lo tanto en un proceso de reorganización y equipamiento porque durante la clausura dispuesta por el gobernador Manuel López (1838-1853), su mobiliario se perdió o destruyó.

En tiempo del Gobernador López, el seminario servía para la instalación de las oficinas de Gobierno. Precisamente cuando el 27 de abril de 1852, los revolucionarios terminaron con la autoridad del entonces gobernador, entraron en aquella casa, exigiendo la renuncia de las autoridades.

Próximo a cumplir los dieciséis años, el 5 de marzo de 1856, el joven José Gabriel del Rosario Brochero dejó su casa y su familia, siguiendo el llamado de su vocación. Se trasladó a Córdoba, en compañía de su padre para ingresar al Colegio Seminario Nuestra Señora de Loreto, ubicado detrás de la Iglesia Catedral con la finalidad de prepararse para el sacerdocio.

Durante el tiempo que José Gabriel fue estudiante, el seminario de Loreto, estuvo bajo el rectorado de dos hermanos, el Dr. Pedro Nolasco Clara y en 1860, su hermano el Dr. Jerónimo Emiliano, un sacerdote de temple recio y que a lo largo de su vida desempeñó cuestiones difíciles en el ámbito pastoral.

Jerónimo Clara fue uno de los consejeros de José Gabriel Brochero, quien lo guió en varias ocasiones. El joven Brochero, como los demás estudiantes, volvía en vacaciones a pasar varios días en casa de sus padres, por especial dispensa, ya que durante este tiempo, los alumnos iban juntos a distintos lugares de las sierras.

Finalmente, concluidos sus estudios de Filosofía y Teología y tras realizar su discernimiento, redactó el petitorio al entonces Obispo de Córdoba, José Vicente Ramirez de Arellano quien le confirió el Subdiaconado, Diaconado y Presbiterado, oficializando la primera misa en la Capilla del Seminario el 10 de Diciembre de 1866.

Concluida su preparación académica, fue nombrado el 15 de marzo de 1869, Prefecto de Estudios de la Casa de Formación, ocupación que lo mantuvo en contacto con los alumnos, supervisando sus horas de estudio o dando conferencias.

Plazoleta del Fundador

Ubicada entre las calles 27 de Abril, Obispo Trejo, y Pasaje Santa Catalina, fue inaugurada un 6 de julio de 1955. La actual plazoleta Jerónimo Luis de Cabrera, se emplaza donde antiguamente funcionara el Seminario Conciliar Nuestra Señora de Loreto, lugar donde el joven Brochero inicia sus estudios y preparación sacerdotal. Funcionó hasta fines del siglo XIX, cuando se decide trasladar a los seminaristas a una nueva sede. La antigua propiedad detrás de la Catedral se subdividió para rentarlo como oficinas y locales comerciales. Ya entrado el siglo XX, se decidió su expropiación y posterior demolición en 1954 para mejorar las vistas de la Iglesia Catedral y dedicar un espacio al Fundador de la Ciudad.

En el 2015 se incorporó a este espacio una escultura de piedra y mármol del Cura Brochero, realizada por Julio Incardona, que incluye una base que simula las Altas Cumbres, sobre la que se asienta el sacerdote con su tradicional vestimenta, el rosario en una mano y el bastón en la otra.

Fotos

Audio Guía

El Santo Cura Brochero y su paso por Córdoba

Geolocalización

360°